TELEFÓNICA – MOVISTAR multada por no facilitar factura en papel

Telefónica – Movistar está engañando a su clientela al no facilitar las facturas en papel como establece la ley. Haciéndolo mediante vía electrónica sin el consentimiento expreso de las personas consumidoras, a través de un procedimiento especifico y no en las condiciones del contrato. Por ello, el Tribunal Supremo acaba de declarar ilícita y abusiva la entrega, por defecto, en formato electrónico de las facturas que recibe el 100% de su clientela.

La Ley contiene dos exigencias expresas que no han sido respetadas. La primera es que la recepción de la factura en papel es considerada un derecho incondicionado de las personas usuarias. Y, en segundo lugar, que la renuncia a dicho derecho no solo ha de ser expresa, sino que ha de manifestarse mediante un procedimiento específico.

Es por ello que el Tribunal Supremo confirma como falta muy grave la cláusula que incluye Telefónica – Movistar en los contratos, al imponer la factura vía electrónica, sin autorización expresa de las personas consumidoras y por ello se le impone una sanción de 765.001 €uros.

Esta práctica de emitir factura electrónica se ha generalizado en la mayoría de los servicios, provocando en muchos casos que las personas consumidoras no reciban en papel ni las facturas ni el contrato del servicio, provocando un verdadero problema de falta de información e indefensión a las personas con dificultades para acceder a internet.

Desde la Unión de Consumidores de Asturias recordamos que recibir las facturas en papel -ya sean de luz, gas, agua o de los servicios de telefonía e internet- es un derecho incondicionado de las personas usuarias.

Derecho que el Tribunal Supremo ha ratificado, al declarar ilícita y abusiva la emisión y entrega, por defecto, de las facturas en formato electrónico. Pero también ha llamado la atención sobre otro procedimiento que llevan a cabo algunas compañías para enviar los recibos solo a través de la red. Es la existencia de cláusulas predispuestas en la mayoría de los contratos que presuponen la aceptación de la factura electrónica, sin que la propia persona consumidora sea, en muchos casos, consciente de lo que está aceptando. El 90 % de las personas consumidoras que reciben facturas electrónicas han sido impuestas, no lo pidieron, ni han dado su consentimiento para que sea así.

También es importante recordar que nunca se podrá cobrar por el envío de facturas en papel. No se puede cobrar a las personas consumidoras por algo que es un derecho, eso está prohibido. De esta forma, solo se considerará lícito el envío de facturas a través del correo electrónico en caso de que la compañía encargada del suministro obtenga la aceptación expresa por parte de la persona consumidora y siempre que esta admisión sea independiente del contrato de servicios firmado.

A lo anterior hay que añadir un punto más, ya que esta aceptación de la persona consumidora, debe ir precedida de información suficiente por parte de la empresa a la persona consumidora sobre una posible y futura revocación: Tanto la revocación del consentimiento de la factura electrónica como la recepción en papel deben ser siempre gratuitas.

Facturación y exclusión digital

No recibir la factura en papel es una importante contrariedad para todas aquellas personas consumidoras que, por diferentes razones, no usan las tecnologías electrónicas, lo que se conoce como excluidas digitales. Un colectivo nada menor, puesto que según datos
de Eurostat son casi 4 millones de hogares españoles los que todavía no disponen de conexión a Internet, y un 18 % de la población nunca se ha conectado a la red. A todos estos datos, añade otro más: «Uno de cada cuatro habitantes en España no utiliza la red de forma habitual».

Deja un comentario

Llámanos

N.º gratuito (desde fijo)

900 50 10 60

Oviedo

985 210 957

Gijón

985 35 38 18

Avilés

985 510 926

Mieres

985 92 24 58

Langreo

985 52 82 82