Los objetivos de reciclaje siguen sin cumplirse por parte del Gobierno de Asturias y de COGERSA

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) constata en su Informe sobre la Gestión de Residuos Municipales (ver informe aquí) que tanto España como Asturias incumplen los objetivos europeos de preparación para la reutilización y el reciclaje marcados para 2020 y que se encuentran lejos de alcanzar los de 2025.

En concreto, en España como media el porcentaje de residuos preparados para la recuperación o el reciclaje alcanzó el 40,5% en 2020 (frente al objetivo 50%) y el último dato de 2021 (36,7%) anticipa dificultades en el cumplimiento del objetivo del 55% en 2025. En Asturias la situación es aún peor, la nefasta gestión de los residuos domésticos por parte del Gobierno de Asturias y de COGERSA sitúa la recogida para la reutilización y el reciclaje en el 23% de los residuos doméstico generados en el año 2020 cuando se debería haber alcanzado el 50%.

Con estos resultados la AIReF advierte que España -lo mismo que Asturias- está en riesgo de no alcanzar próximos objetivos:

55% de residuos preparados para la recuperación o el reciclaje en 2025 (último dato: 36,7% en 2021).

40% residuos depositados en vertedero en 2025 (último dato: 49,4 % en 2020).

50% de recogida separada en 2035 (último dato: 25% en 2020).

Todo ello sin olvidar que los próximos cambios metodológicos en los cálculos de los datos para el cumplimiento de objetivos empeorarán los indicadores de España, dejándonos todavía más lejos de su cumplimiento.

Asimismo, según señala el «productor de sostenibilidad», la Autoridad Independiente destaca la escasa información y su reducida calidad, concretada en un conjunto relevante de hallazgos:

  • Heterogeneidad, sin granularidad suficiente (espacial, fracciones, frecuencia), discordancias entre fuentes
  • Falta de implantación de los códigos LER (Listado Europeo de Residuos)
  • Falta de disponibilidad pública de parte de las metodologías de cálculo
  • Limitada transparencia y reporte de información a todos los niveles de la Administración pública
  • Ausencia de datos de porcentaje de impropios en las diferentes fracciones recogidas
  • Las comunidades autónomas han reportado la información solicitada con lagunas relevantes
  • La capacidad de los municipios para reportar información sobre recogida separada o configuración del servicio de recogida/tratamiento es muy limitada

La situación es especialmente preocupante para flujos de residuos que condicionan el sistema de contenedores actual, que prioriza la recogida separada de residuos de envases. Existen dudas razonables sobre la fiabilidad de los datos en este ámbito, tal y como demuestran los trabajos de la ONG Rethinking (ver aquí).

Los falsos datos de Ecoembes sobre el reciclaje

El pasado mes de septiembre Rethinking y Greenpeace presentaron un nuevo informe sobre generación, recogida y reciclaje de envases domésticos en España. Entre sus principales conclusiones, se pone de manifiesto que el porcentaje de envases reciclados está falseado, pues existe un número mayor de envases consumidos en España del que manifiestan los Sistemas Colectivos de Responsabilidad Ampliada del Productor (SCRAP), fundamentalmente Ecoembes y Ecovidrio, que son las entidades encargadas de gestionar los residuos.

Según declaraciones de Julio Barea, de Greenpeace: “Los datos aportados aquí demuestran otra vez las artimañas que Ecoembes usa para dejar de pagar la gestión de sus envases, llegando incluso a mentir y falsear datos. Esto repercute directamente en costos que son asumidos por la ciudadanía, como vimos en anteriores investigaciones donde están dejando de pagar 1.700 millones todos los años. Sólo en el caso de los envases de plástico, la diferencia entre lo declarado por Ecoembes y lo descubierto en el presente estudio es de más del 54%. Por ello, es importante que se implanten sistemas de devolución y retorno de envases que garanticen mayor recuperación e imposibiliten el fraude”.

Según el informe el porcentaje de los envases recuperados sobre la producción total de envases para cada material, se obtienen diferencias muy significativas entre los datos aportados por Ecoembes y Ecovidrio y los estimados en este estudio. En términos globales, los datos aportados por estas entidades que gestionan los contenedores amarillo, azul y verde, sitúan la recuperación (reciclado) en el 76,6%, mientras que en el estudio de las organizaciones ambientalistas se estima que en realidad el porcentaje de reciclado de residuos de envases no supera el 45,2%.

Especialmente significativas son las discrepancias con los datos publicados por Ecoembes. Mientras que Ecoembes habla de un porcentaje de reciclado de envases del 84,4%, el estudio de Rethinking y Greenpeace reduce este porcentaje al 37,3%.

Para el caso de los envases plásticos, Ecoembes establece un 89,2 % de recuperación, mientras que en este estudio este porcentaje desciende al 34,8 %. En el caso de los envases metálicos, el porcentaje de recuperación según Ecoembes es del 85,8 %, mientras que en el estudio sólo alcanza el 46,6 %. Las diferencias son mayores para el caso de los briks, con un 91,8 % según Ecoembes, frente al 39,7 % en el estudio de Rethinking y Greenpeace. Asimismo, la recuperación de papel-cartón alcanza, según datos de Ecoembes, el 78,8 %, frente al 37,7 % en el estudio.

En lo relativo al vidrio los datos son más cercanos. Ecovidrio contabiliza un reciclaje del 66,2 % de este tipo de envases, frente al 60,7 % obtenido en este estudio.

Consecuencia de este ineficaz sistema de gestión de residuos de envases se siguen encontrando dentro de la fracción “resto” (cubo de gris o de mezcla), esto es, al margen de los contenedores amarillo, azul y verde, por lo que no se cumplen los objetivos de recogida selectiva marcados por la Ley de Residuos. Lo cual demuestra que el sistema de recogida separada mediante contenedores tocó techo hace décadas.

La alternativa: el sistema de devolución de envases al comercio

Como señala Greenpeace en su informe «Ecoembes miente» (ver aquí), el actual sistema de contenedores amarillo, azul y verde tocó techo casi desde el inicio, y es necesario reinventarlo, modificarlo, complementarlo y mejorarlo. Esto debe hacerse
con otros sistemas de recogida como puedan
ser los sistemas de recogida puerta a puerta,
tanto domiciliarias como comerciales y el Sistema de Deposito, Devolución y Retorno de los envases al comercio, conocido como SDDR, reembolsando a las personas consumidoras la cantidad abonada por el envase.

Ello evitaría que muchos de estos residuos, especialmente envases plásticos, acaben en los vertederos, incinerándose, contaminando el medio natural o exportados a otros países, donde no podemos asegurar cuál va a ser su destino final (vertidos o quemados al aire libre).

Estas son algunas de las ventajas y beneficios del Sistema de Deposito, Devolución y Retorno (SDDR):

  • Funciona perfectamente en más de 40 países del mundo, gran parte de ellos en Europa (Alemania, Dinamarca..).
  • Beneficia a todos los ayuntamientos pues tiene
    un coste cero para la administración.
  • Es un 60% más barato que los Sistemas Integrados de Gestión (SIG) basados en la recogida mediante los contenedores de colores.
  • Incentiva económicamente la participación de las personas consumidoras en la recogida separada al devolver la cantidad cobrada por el envase.
  • Apoya al comercio local compensándole con una
    media 3 céntimos por envase recogido.
  • El 100% de lo reciclado es económicamente viable y utilizable.
  • Es el sistema de recogida de residuos de envases
    con menor impacto medioambiental
  • Mejora el cumplimiento de los objetivos de reutilización y reciclaje al potenciar la prevención de residuos y facilitar
    la reintroducción de los envases reutilizables.

Deja un comentario

Llámanos

N.º gratuito (desde fijo)

900 50 10 60

Oviedo

985 210 957

Gijón

985 35 38 18

Avilés

985 510 926

Mieres

985 92 24 58

Langreo

985 52 82 82