¡A la calle! Próximo miércoles 23, contra la subida de la luz, el gas y los combustibles

El miércoles próximo, 23 de marzo, la Unión de Consumidores de Asturias salimos a la calle junto a CCOO, UGT y otras muchas asociaciones cívicas, contra la abusiva subida del precio de la luz, el gas y los combustibles. Nos manifestamos en Avilés, con salida a las 19:00 h. de la Plaza del Vaticano ¡Participa!

La Unión de Consumidores de Asturias llevamos mucho tiempo denunciando el injusto precio de la luz, producto del DOMINIO que ejerce el oligopolio eléctrico sobre la producción, la distribución y la comercialización, y de la sobre-retribución que obtiene mediante los beneficios caídos del cielo (ya sabéis, ese indecente sistema que fija el precio de toda la electricidad al más elevado de producir).

Pero no solo eso, el oligopolio obtiene beneficios extraordinarios mediante los peajes que cobra por la “distribución” (sobre-valorados según fuentes fiables), lo que cobran en la factura de la luz por el llamado “déficit de tarifa” (más de 2.500 millones de euros anuales desde hace 22 años) o las cantidades que detraen de nuestros bolsillos por los llamados pagos por “capacidad de respaldo”. Peajes y cargas cuya evaluación independiente resulta apremiante para lograr transparencia en un sistema con muchas zonas oscuras y precios abusivos desde hace años.

La Unión de Consumidores de Asturias, además de orientar a miles de personas cada año para que contraten las tarifas menos gravosas para su economía (ver aquí) (y aquí) siempre que tenemos ocasión hacemos propuestas y exigimos medidas a los poderes públicos, para atacar de raíz esta injusta e indecente situación del mercado energético.

HACE UN MES DEMANDAMOS al Ministerio de Transición Ecológica, al Ministerio de Consumo y a los Grupos Parlamentarios del Congreso que se dediquen de manera inmediata los 2.600 millones de euros, obtenidos por el oligopolio de los “beneficios caídos del cielo”, para contener la subida de la tarifa regulada y el Bono Social de la luz, como anunció que haría el Ministerio de Transición Ecológica el pasado mes de junio y después dio marcha atrás.

Es necesario que a través de un procedimiento urgente, como el Real Decreto Ley, se apruebe un precio máximo para la tarifa regulada de la luz (como se ha hecho con la Tarifa de Último Recurso TUR en el gas), “desacomplando” el precio de la electricidad del gas, PERO NO PARA PAGAR TODA LA PRODUCCIÓN DE ELECTRICIDAD A 180 EUROS MEGAVATIO, como propone la ministra Teresa Ribera.

Puestos a desacoplar hidroeléctricas y nucleares del precio del gas y a regular sus precios, como dice la experta en economía de la energía Natalia Fabra (ver aquí), que reflejen los costes de producción de cada tecnología para que las personas consumidoras no sigamos pagando precios indecentes por un bien de primera necesidad como la electricidad, de cuyo suministro dependen unos cuantos derechos humanos, comenzando por los derechos a la salud y la alimentación.

Es aberrante que el 70% de la producción eléctrica española en el último año no tenga NADA que ver con el gas ni el resto combustibles fósiles y que el oligopolio se esté beneficiando de los elevados precios, agravando aún más la crisis energética.

Hacer pagar a las consumidoras y consumidores por la electricidad más de lo que cuesta su producción y un beneficio razonable, está en contradicción con el principio rector de la LUCHA CONTRA EL CAMBIO CLIMÁTICO, EL QUE LA TRANSICIÓN ENERGÉTICA SEA JUSTA. Teniendo siempre muy presente la urgencia de avanzar rápido y con contundencia en medidas contra la emergencia climática.

Otra necesidad de primer orden es introducir competencia en el sector eléctrico en poder de cinco empresas, creando una EMPRESA PÚBLICA DE ENERGÍA que vaya asumiendo la gestión de las concesiones de centrales hidroeléctricas que van caducando, al tiempo que impulsa nuevas instalaciones de energía renovable.

Así como, proceder a una reforma del BONO SOCIAL ELÉCTRICO Y TÉRMICO, ampliando los márgenes de renta para que se puedan acoger más familias, ampliando los kilovatios con descuento y, particularmente, aplicando automáticamente el Bono Social a las personas que reúnen las condiciones para ser beneficiarias, puesto que la administración tiene los datos de renta y las eléctricas los datos de consumo eléctrico.

Esta medida de aplicación automática del Bono Social hizo que en nuestro país vecino, Portugal, el número de hogares beneficiarios pasara de 160.000 a más de 500.000. Como hemos denunciado desde la Unión de Consumidores, 67.500 hogares asturianos tienen un descuento en sus facturas de luz y gas gracias al Bono Social, en tanto que en nuestra región hay más de 280.000 personas en riesgo de exclusión social y la mayoría no lo tramitan, por desconocimiento.

Por último, hay que hacer referencia al CONTEXTO Y ECHAR UNA MIRADA MÁS ALLÁ DE LO INMEDIATO. Como escribieron hace pocos días dos expertos en transición energética (Antonio Turiel del CESIC y Juan Borderas de Extintion Rebellion) “LA GUERRA DE UCRANIA NO ES LA ÚLTIMA: ES LA PRIMERA DE LA “ERA DEL DESCENSO ENERGÉTICO” (ver aquí), la que marca el punto de ruptura. Un descenso que, como no hagamos algo rápido y coordinado, será a codazos, pisándose unos países a los otros por la falta de honestidad de unos Gobiernos que se resisten a reconocer que hemos chocado contra los límites biofísicos del planeta. En este descenso energético caótico y desordenado, siempre habrá una guerra en alguna Ucrania, ya sea en Europa, Sudamérica, Asia o África. Ahora mismo HAY 17 GUERRAS MÁS ACTIVAS, ADEMÁS DE LAS QUE OCUPAN LAS PORTADAS DEL PRIMER MUNDO, que a veces parece la antesala del último”.

“Pero otro descenso energético es posible. Siempre fue posible y aún lo es. Uno en el cual se asuman los límites del planeta y la extralimitación insostenible del ser humano “civilizado”. Uno en el que reconozcamos que quien tenemos enfrente no es un enemigo al que saquear, sino un hermano al que más nos valdría abrazar con fuerza. Rompamos esta rueda perversa y cooperemos antes de que sea tarde para todos. No a las guerras. Malditas sean las guerras y los canallas que las hacen”.

En definitiva, HAY QUE SEGUIR APOSTANDO POR MÁS TRANSICIÓN ECOLÓGICA NO POR MENOS, POR MÁS ENERGÍAS RENOVABLES NO POR MENOS Y POR MÁS TRANSICIÓN JUSTA, comenzando por lograr unos precios justos de la luz, gas y combustibles. Para ello, la ciudadanía tenemos que movilizarnos, SALIR A LAS CALLES CUANTAS VECES SEAN NECESARIAS hasta conseguir de los Gobiernos y del Estado un escudo social que nos garantice unas tarifas justas en el mercado energético y nos proteja de la pobreza, el paro y la emergencia climática.

¡Manifestación 23 de marzo, 19 horas, en Avilés! ¡Acude!

¡Tú eres la Unión de Consumidores de Asturias!