La AP de Oviedo ratifica dos sentencias de nulidad de tarjetas de crédito

En ambos casos, los jueces de Avilés y Oviedo en primera instancia, habían fallado a favor de los consumidores declarando la nulidad de las dos tarjetas de crédito por ser usurarias.

Sin embargo, Wizink recurrió las sentencias en apelación a la Audiencia Provincial de Oviedo que, finalmente, vuelve a dar la razón a los consumidores.

 

En el año 2001, Pedro firmó una solicitud de tarjeta de crédito a través de Barclaycard que, posteriormente, fue asumida por Wizink Bank S.A. En el contrato figuraba un tipo de interés TAE de 37,66%.

En la sentencia el juez concluía que, al ser declarado el contrato nulo, se tienen que sumar las cantidades financiadas y las que el usuario fue pagando. De tal manera que, si la diferencia resultante es en contra del consumidor, éste deberá pagarla y si es a su favor, Wizink deberá abonar la diferencia más intereses legales.

Wizink apeló en segunda instancia motivando su decisión en que el interés remuneratorio tan elevado que tienen los contratos de tarjetas de crédito, frente a los préstamos al consumo, es debido al riesgo que asume la financiera. Es decir, al riesgo frente a la devolución del dinero.

La Audiencia tumba este criterio al considerar que existiendo un tipo de interés notablemente superior al normal del dinero, la financiera debe acreditar una circunstancia especial que lo justifique. Y en el caso de Pedro, el interés supera en más del doble el interés legal del dinero en el año de contratación, que era del 9,61%.

Por tanto, se confirma la sentencia de la Audiencia y condena también en costas.

 

El segundo caso que hoy os presentamos también es muy parecido al anterior. Alfredo tenía una «Visa Cepsa» vinculada a Citibank España y contratada en el año 2013. Más tarde, este contrato sería asumido por Wizink.

El interés contratado era del 24% TIN, 26,82% TAE, mientras que el interés medio de los préstamos al consumo en el año de la contratación era del 9,136%.

El Tribunal Supremo en su importante sentencia de 25 de noviembre del 2015, estableció que el porcentaje que ha de tomarse en consideración no es el nominal, sino la tasa anual equivalente (TAE) ya que permite conocer, más claramente, la carga onerosa que para el consumidor supone la operación.

Alfredo estaba soportando un interés casi tres veces superior al interés medio de los créditos al consumo.

El Tribunal Supremo considera que el interés desproporcionado tiene que estar justificado. Y que tampoco es de recibo alegar que el elevado interés está relacionado con el alto nivel de impagados debido a la concesión de operaciones de crédito al consumo, concecidas de un modo ágil y sin comprobar la capacidad de pago del prestatario.

La Audiencia Provincial desestima el recurso de Wizink. Falla a favor del consumidor e impone las costas a la empresa.

Estamos a la espera de que en la ejecución de la sentencia se determine la cantidad que hay que liquidar a favor de los asociados o a favor de la demandada.

Si tienes una tarjeta de crédito, llevas años pagándola y nunca terminas, contacta con nuestro servicio jurídico.

La Unión de consumidores, ¡Siempre a tu servicio!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *