Consejos si sufres una caída en la calle o en un espacio privado

Cualquiera de nosotros puede sufrir una caída accidental tanto en la calle como en un supermercado, centro comercial o espacio privado.

Por mucho cuidado que tengamos, una superficie mojada, extremadamente deslizante por el hielo, las raíces de un árbol o una obra mal señalizada, por poner varios ejemplos de caídas en la calle nos puede llevar al suelo y lastimarnos con más o menos gravedad.

Caídas en la vía pública

La Administración Pública está obligada a mantener en buen estado de conservación el mobiliario urbano.

En el supuesto de caídas por el mal estado de alcantarillas, baldosas, raíces de árboles, falta de iluminación, etc, la Adminstración tiene dos obligaciones: indemnizar a los usuarios a través del mecanismo de la Responsabilidad Patrimonial de las Administraciones Públicas y reparar el mobiliario causante del accidente.

El artículo 32 de la Ley 40/2015, de 1 de octubre, de Régimen Jurídico del Sector Público establece que:

Los particulares tendrán derecho a ser indemnizados por las Administraciones Públicas correspondientes, de toda lesión que sufran en cualquiera de sus bienes y derechos, siempre que la lesión sea consecuencia del funcionamiento normal o anormal de los servicios públicos salvo en los casos de fuerza mayor o de daños que el particular tenga el deber jurídico de soportar de acuerdo con la Ley.

Además, la ley 39/2015 prevé un plazo para reclamar de un año desde que se produjeron los hechos lesivos o que motiven la indemnización.

Si los daños son de carácter físico o psíquico, el plazo empezará a contarse desde la efectiva recuperación o determinación del alcance de las secuelas.

Caídas en un espacio privado

Son frecuentes los resbalones en tiendas o centros comerciales por estar el suelo mojado tras la limpieza, baldosas en mal estado o por el derrame de líquidos.

En estos casos, será la compañía de seguros del establecimiento, centro comercial o espacio privado del que se trate, quien tenga que responder de los daños siempre que se pruebe que hubo negligencia a la hora de asegurar las condiciones de seguridad del mismo.

El usuario también deberá demostrar que el resbalón o caída no se debió a un descuido, negligencia o culpa de la propia persona que ha sufrido el accidente.

Por todo ello, es necesario saber cómo tenemos que actuar si sufrimos una caída. Te recomendamos leer con atención los siguientes consejos por si te ves envuelto/a en una situación similar.

Consejos tras una caída

  1. Tanto si estás solo/a como acompañado/a, pide ayuda y trata de buscar testigos que hayan visto el accidente. Serán necesarios posteriormente para que puedan declarar a tu favor.
  2. Avisa a la policía para que levante un atestado.
  3. Haz fotografías del lugar de la caída.
  4. Llama a una ambulancia (solo si es absolutamente necesario), en caso contrario, acude a un centro de salud para que un médico/a te examine y te entrege un informe. Hazlo cuanto antes y no lo dejes para otro día.
  5. Conserva toda la documentación del médico, enfermería o gastos farmacéuticos que hayas desembolsado.
  6. Incluso guarda copia de los recibos del taxi que hayas utilizado en los desplazamientos, factura de las muletas o fisioterapeuta que hayas contratado, a posteriori.

El servicio jurídicos de la Unión de consumidores ha tramitado con éxito situaciones semejantes de sus asociados, os dejamos el enlace a las noticias: noticia 1 y noticia 2.

Ponte en contacto con nosotras si has sufrido una caída y trata de recopilar toda la documentación que tengas al respecto. Será necesaria para el inicio del trámite de reclamación.

La Unión de consumidores, ¡Siempre a tu servicio!

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *