La transportista Moventis paga los casi 400€ del equipaje robado de la bodega del autobús

La emoción de preparar un viaje a un país extranjero puede truncarse muy fácilmente cuando, en un momento, un error o un fallo de seguridad permite el robo de tu equipaje y consigue poner «patas arriba» tus vacaciones.

Esto es lo que le ocurrió a David (nombre ficticio) que se subió a un autobús en Lloret del Mar con destino al Aeropuerto del Prat, donde tenía un vuelo a Londres en pleno mes de agosto.

Al llegar de madrugada al aeropuerto, descubre que la maleta que había depositado en la bodega del autobús había desaparecido con todos sus enseres personales. Por lo menos, su pasaporte y billete de avión los tenía consigo, debía coger un avión pocas horas después.

En ese intervalo de tiempo, David fue hábil y presentó una denuncia ante los Mossos d’Esquadra y contactó con la empresa, Moventis Sarfa, para quejarse. La contestación por parte del servicio de atención al cliente fue «hay que esperar a ver si encuentran la maleta«.

Una vez llegado a Londres, procede a comprar  una nueva maleta, ropa y calzado básico para desplazarse, así como otros objetos personales necesarios para su mantenimiento (gafas y productos de higiene). En todo momento, conservó los tickets de compra para su reclamación posterior.

Las empresas de transporte de pasajeros están obligadas a responder por la pérdida, daños o averías que se hayan producido. En este caso particular, llama la atención que la empresa, en ningún momento informó al reclamante de cuáles eran sus derechos ni de la posibilidad de interponer una reclamación para ser indemnizado como corresponde.

En España, la Ley de Ordenación de los Transportes Terrestres prevé una una compensación de hasta 450 euros en los casos de pérdida o daño no provocado por accidente.

El total reclamado era de 445, 58€, de los cuales 380,58 euros en compras y 65 euros de daños morales, por la angustia y ansiedad provocada al pasajero debido a la ausencia de medidas de seguridad en el control del equipaje.

Tras un proceso de reclamación que ha durado varios meses, finalmente, la empresa reclamada y su compañía aseguradora acceden a pagar los gastos derivados de la compra de productos, por un total de 380,58 euros. Lo mismo que tuvo que gastar el usuario.

Si has tenido un problema similar y tienes dudas a cerca de cómo actuar, ponte en contacto con nuestro servicio jurídico, aquí.

La Unión de consumidores, ¡Siempre a tu servicio!

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *