¡Demandamos y ganamos al Sabadell y Evo Finance por tarjetas de crédito usurarias!

En ambos casos, nuestros socios contactaron con las entidades de crédito extrajudicialmente para llegar a un acuerdo favorable y evitar ir a juicio. Además de solicitar el contrato de la tarjeta que no se había entregado inicialmente.

 

En el caso de la tarjeta del Banco Sabadell, quien inicia el procedimiento es nuestro asociado bajo la dirección letrada de J.A.Ballesteros, quien interpone un procedimiento monitorio, solicitando la nulidad del contrato de tarjeta y  la devolución de 3.454,03 euros. El banco se allana a la petición del cliente.

Llama especialmente la atención la decisión del Juez de condenar en costas al Banco Sabadell pues, a pesar del allanamiento, es decir, de reconocer los hechos y por tanto, facilitar la resolución del juicio rápidamente, el juez entiende que ha existido mala fé. ¿Por qué? Porque previamente, nuestro servicio jurídico, envió una reclamación extrajudicial que el Banco no atendió, y no quedó más remedio que acudir a la vía judicial para la solución del conflicto.

Las palabras textuales del Juez son:

En definitiva la mala fe supone el propósito deliberado de obligar al actor a acudir al proceso judicial y correr con los pertinentes gastos procesales con la sola finalidad de dilatar sin motivo alguno el cumplimiento de la obligación.

Finalmente, el proceso termina con la declaración de nulidad del contrato, la devolución de lo ya pagado por el cliente 3.454,03 euros y las costas judiciales que correrán a cargo del banco. La sentencia todavía no es firme.

 

En el segundo caso, nuestro socio había contratado en el año 2003 una tarjeta, de pago aplazada o más bien conocida como “revolving” con Evo Finance. La TAE inicial fue del 15,9%, pero llegó a ser del 29,90%. Teniendo en cuenta que los tipos de interés en el año 2003 eran del 7,87%, se solicita la nulidad del contrato por usura.

Evo Finance reconoce que el tipo de interés que llegó a aplicar fue del 26,90%.

Ante este tipo de contratos, puede aplicarse una doble vía para la defensa de los intereses de los consumidores, bien la Ley de represión de la Usura, bien, la transparencia de las condiciones generales de contratación. Ya que el tipo de interés constituye un elemento fundamental del contrato.

Nuestro socio que tiene, además, una minusvalía reconocida del 80% y gran invalidez, sufrió una subida del tipo de interés sin previo aviso, a partir del año 2016. Teniendo en cuenta que ya el interés inicial del 15,9% era bastante “superior al interés normal del dinero” en la época.

El Juez de Grado, lo vuelve a tener claro y condena a Evo Finance a devolver al demandante la cantidad de 3.140,03 euros debido a la declaración de nulidad del contrato de crédito, junto con la condena en costas.

Sentencia Evo Finance

Contacta con nosotras si tienes una tarjeta de crédito y crees que estás pagando mucho dinero, formulario de contacto.

La Unión de consumidores de Asturias, ¡Siempre a tu servicio!