Nueva sentencia condenatoria por usura en tarjeta de crédito

Bankinter Consumer ha sido condenada por aplicar un tipo de interés del 21,84% TAE y , como consecuencia, el contrato de crédito ha sido anulado y tendrá que pagar la diferencia entre lo prestado y el dinero ya pagado por su cliente.

La usura en la aplicación del tipo de interés TAE ha vuelto a ser decisiva para que la jueza determinase la nulidad de la sentencia. En el contrato firmado por nuestro socio, que además, tiene graves problemas de salud, se preveía una TAE del 21,84% para compras y del 26,82% para disposiciones en cajeros y transferencias.

Según la aplicación del contrato, el consumidor había dispuesto desde la firma del contrato en 2003 de una suma de 21.262,35 euros, mientras que la cantidad devuelta ascendía a 26.639,43 euros. El juez menciona en la sentencia que el tipo de interés aplicable en el momento de la firma del contrato era del 7,236%, es decir, que el tipo aplicado en el contrato multiplicaba por 3,02 y 3,7, respectivamente, el promedio del mercado.

La empresa demandada, Bankinter, alega que el tipo de interés aplicado a este contrato es el habitual en los contratos de tarjetas de crédito de tipo “revolving” y que el contrato es de crédito y no de consumo.

Como suele ser habitual en estos casos, el tipo de interés TAE fue modificado, al alza, y unilateralmente por la empresa, acogiéndose a lo dispuesto en las “condiciones particulares de la tarjeta”.

La jueza en su argumentación, se refiere a la jurisprudencia del Tribunal Supremo del año 2015 que considera el carácter usurario de los contratos de tarjetas revolving, siempre que el tipo de interés aplicable sea manifiestamente desproporcional y se fije un interés notablemente superior al del dinero. A este requisito se le denomina “Usura”.

Además, niega dos motivos alegados por el Banco, primero, la doctrina de los actos propios que considera que el consumidor ha consentido los tipos de interés establecidos en el contrato sin rechistar durante los 14 que el contrato ha estado en vigor. Y segundo, el retraso desleal invocado por Bankinter en el sentido de que el consumidor firmó el contrato conociendo las condiciones contractuales, pagando mensualmente el crédito y sin formular ningún tipo de queja o reclamación.

Por todo lo anterior, la jueza del caso, sentencia lo siguiente:

DECLARO el carácter usurario y la nulidad del contrato de tarjeta de crédito suscrito entre las partes y, en consecuencia, la demandada no podrá cobrar ningún interés ni comisión por las cantidades prestadas o de las que fue disponiendo el actor, de tal manera que el actor sólo debe reintegrar las cantidades que ha obtenido, sin intereses, comisiones ni cualquier otro cargo,

CONDENANDO a Bankinter a reintegrar la diferencia entre el capital prestado y las sumas
reintegradas por el actor, que deberá determinarse en ejecución de sentencia y a esa cantidad deberán sumarse sus intereses legales, con imposición de las costas a la parte demandada.

Sentencia tarjeta crédito BankinterCard

Si usted se encuentra en una situación parecida, puede contactar con nuestro servicio jurídico, siendo indispensable que acuda acompañado de documentación (contrato de la tarjeta, amortizaciones realizadas, seguros de protección de pagos firmados).

La Unión de consumidores, ¡Siempre a tu servicio!